Desgarrado y susurrante, lineas hirientes y el perturbador maltrato por la vida con cuerdas y riffs pegadizos, baterías sólidas y rabiosas que crean el ambiente perfecto para Moreno, agónicamente transporta de forma efectiva todo un sentimiento, una idea, una realidad y un tremendo y adictivo sonido bastardo que sólo los tonos sordos logran. Es sin duda mi disco favorito de Deftones, justo la plenitud de un movimiento, cuando el grunge moría, cuando estaba por iniciar toda una sarta de bandas sin sentido, cuando los 90`s marcaban adolescencia de muchos de nosotros, cuando agitar la cabeza en el metro era tan natural que mateando al de enfrente te importaba un pinche carajo…. y ahora quedan esos recuerdos vivos, tan vivos que renacen sensaciones cuando el riff entra a la cabeza. Es un disco que a huevo debe estar en tu lista, en la claustrofobia de tu cerebro se encuentra guardado el recuerdo, listo para activarse … Dale esa medicina a tu día, dale un poco de angustia y gírale la tuerca a la melancolía.