Como si fuera poco, manipular el átomo para crear arte siendo que él mismo ya lo es… Los muchachos de IBM produjeron este cortometraje en stopmotion que llamaron “THINK”, grabando átomo por átomo y cuadro por cuadro para generar movimiento. Ampliado CIEN MILLONES DE VECES, dieron vida a este personaje con su amigable compañero.

Impresionante.