Con su octavo material de estudio recientemente llegando a nuestros oídos y más de diez años iluminando nuestra cabeza con su peculiar sonido, que yo lo llamaría organdelic, CLINIC entrega de nuevo la oportunidad de salir a explorar un sonido evolucionado, un sonido fresco en la escena, un sonido alcanzado y que ataca zonas olvidadas por otros, y definitivamente por esto ha sido pilar de un movimiento americano de bandas shoegaze, psyrock, ambient… 

Por cierto, CLINIC forma parte del cartel del próximo Austin Psychfest, acá más info