Fue un 19 de abril de 1998 cuando México perdió a uno de sus más grandes exponentes literarios. Hoy a 15 años de su partida, nos gustaría recordarlo como su esencia siempre lo presentó; sabedor, intenso y  apasionado. También grande, congruente y real.

Una característica que siempre he admirado de Octavio Paz, es el orgullo y pasión que profesó por la mexicanidad y la cultura mexicana. Sin lugar a dudas México necesita más personajes como Paz.

Recientemente, Fernando Savater dedicó un capitulo de su programa, a parte de la vida y obra de Octavio Paz, edición con algunas anécdotas interesantes del escritor. Miralo aquí.